Con ese mandamiento, Dios cambió para siempre la vida de Morris Cerullo. ¡Lea este relato dinámico de cómo Dios tocó la vida de un siervo dispuesto a levantar un ejército de creyentes para cambiar el mundo por el Evangelio de Jesucristo!